Hacia la verdad – Luz Marina Monzón – Colombia

Luz Marina Monzón Cifuentes ha trabajado en la defensa de derechos humanos durante más de veinte años representando a víctimas colombianas ante instancias judiciales internas y el sistema interamericano de derechos humanos. A partir de la experiencia y del conocimiento de las expectativas de las víctimas ha desarrollado investigaciones sobre el derecho a la verdad y la justicia. A través de investigaciones con el Centro Nacional de Memoria Histórica ha podido documentar, analizar y reconocer las luchas de las víctimas en la búsqueda de justicia por las violaciones de derechos humanos que han enfrentado como también por la exigibilidad de satisfacción del derecho a la justicia en casos de desaparición forzada, ejecuciones arbitrarias, tortura y violencia sexual.

¿Cuál es la verdad que usted busca o buscaba esclarecer y por qué?

Desde mi experiencia como defensora de derechos humanos y representante judicial de víctimas, la verdad que he buscado esclarecer a través del proceso judicial es aquella que procure respuesta a las preguntas esenciales de quien represento: ¿Quién? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué pasó?

En general esas preguntas estarían cubiertas por los objetivos de la investigación penal; sin embargo, en la práctica, una investigación puede concluir con una sanción o pena sin que se esclarezca del todo el móvil de los hechos, es decir, el porqué.

Mis investigaciones en materia de justicia me han permitido reconocer, a través del trabajo con las víctimas, que su búsqueda de la justicia, aunque tiene una expectativa irrenunciable a una reacción judicial de sanción del Estado a través de su sistema judicial; no se agota allí. Las víctimas se movilizan por distintos medios y acudiendo a distintas herramientas y fortalezas para “hacer” algo frente a lo que les hicieron: marchas, denuncia, eventos de conmemoración, ocupar el lugar de denuncia pública, comunicaciones hacia las autoridades, entre otras.

En mi experiencia, la justicia que se busca por parte de las víctimas es un acto de “hacer” algo frente a lo que les hicieron. Es tratar de transformar el estado en que han quedado después de la violación y con ello recuperar un control sobre sus vidas, sobre su historia, sobre su lugar en la sociedad a la que pertenecen y donde esperan desenvolverse nuevamente con libertad y seguridad. Generalmente, esta búsqueda está orientada a recuperar la dignidad propia y la de sus seres queridos, removiendo una versión estigmatizante de su ser querido y de las razones de la violación que se instalan una vez ocurren los hechos y que solo un reconocimiento social, público y oficial puede contribuir a alcanzar ese control y dignificación.

¿Cómo le ha beneficiado o cree que le beneficiará esa verdad a usted y a la sociedad colombiana?

La verdad que han buscado y diría que luchado las víctimas les ha beneficiado para poder hacer frente a la nueva situación que se tiene luego de la violación, desde la dignidad del reconocimiento, del rechazo a lo ocurrido por parte de quienes tienen la obligación de brindar la protección de sus derechos, pero también de la sociedad de la que hacen parte. En este sentido, a la sociedad le beneficia esta verdad porque le permite “ver”, “conocer” y “solidarizarse” con lo ocurrido a una persona que hace parte de ella. Sin embargo, pienso que en este último aspecto, los retos son grandes porque se requeriría una pedagogía a través de la comunicación que facilite ese compromiso y solidaridad necesarios para lograr una actitud de rechazo que favorezca la no repetición de los hechos.

¿Cree que la verdad obtenida ha satisfecho su derecho a la verdad?

Si la pregunta hace referencia a la verdad obtenida a través de declaraciones judiciales, considero que las investigaciones judiciales, cuando logran trascender la impunidad (se llega a la sentencia y ella queda en firme) no logran responder a todas las preguntas de las víctimas en aspectos como el porqué, pero también sobre las circunstancias de las violaciones; y esas son preguntas y respuestas son vitales para las víctimas.

Igualmente, las decisiones, cuando se producen, llegan tardíamente y eso tiene un efecto muy grande en las posibilidades reales de que esa verdad aporte a la transformación de las circunstancias de las víctimas. Porque se ha instalado y no es posible remover versiones dañinas para la vida de las víctimas en la sociedad en donde se desenvuelven.

En ese sentido, creo que podría aportar a la satisfacción, pero no ser la satisfacción del derecho de las víctimas.

fuente: https://www.ictj.org/es/gallery-items/luz-marina-monzon-colombia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *